martes, 3 de julio de 2007

LA ENFERMEDAD MENTAL


* * * VINCULOS Orientación para el paciente y su familia fotografia propiedad solidaridad digital
PRENSA Y ENFERMEDAD MENTAL CRÓNICA JUNTA DE ANDALUCIA 1CADA4 =

Esquizofrenia ¿Que es la esquizofrenia? La esquizofrenia es un trastorno cerebral serio. Es una enfermedad que hace difícil que una persona: distinga la diferencia entre las experiencias reales y las experiencias irreales, piense en forma lógica, tenga reacciones emocionales normales hacia los demás, se comporten de una manera normal en situaciones sociales, recuerden hablar y comportarse en forma apropiada, y funcionen en sociedad - trabajando o estudiando. La esquizofrenia puede ser una enfermedad devastadora no sólo para el que la sufre sino también para su familia. Los miembros de la familia tienen que proveer apoyo económico y asegurarse de que tomen sus medicamentos. La esquizofrenia es una enfermedad con causas biológicas, al igual que el cáncer o las enfermedades del corazón. La esquizofrenia es una enfermedad muy costosa para la familia, ya que actualmente en España las Instituciones Públicas ignoran la asistencia social para estos enfermos y para sus familiares-cuidadores. Hoy por hoy, no existe una cura para la esquizofrenia, pero los tratamientos adecuados generalmente ayudan a controlar los síntomas. Con tratamiento, las personas con esquizofrenia pueden teóricamente vivir una vida productiva y llena de satisfacciones -- pueden trabajar, vivir con sus familias y estar con las amistades--, no obstante muchas veces el enfermo se aísla y entonces es cuando necesitaría una ayuda profesional que se la niegan los políticos. La esquizofrenia no es una "personalidad dividida" y su causa no es una mala crianza, debilidad personal ni vagancia. ¿Quienes pueden sufrir de esquizofrenia? La esquizofrenia es una de las enfermedades mentales más comunes. Alrededor de 1% de la población mundial tiene esquizofrenia. En los Estados Unidos hay aproximadamente 2.5 millones de personas con esta enfermedad. La esquizofrenia es una de las enfermedades que causa más hospitalizaciones. La esquizofrenia comienza más comúnmente entre los 15 y los 25 años de edad. Aunque afecta a hombres y mujeres por igual, los síntomas pueden aparecer más tarde en las mujeres. Muy raramente, los síntomas de la esquizofrenia pueden aparecer antes de los 12 años; cuando esto ocurre la enfermedad toma un forma más crónica, afectando el desarrollo normal del lenguaje. ¿Cuáles son los síntomas de la esquizofrenia? Las personas con esquizofrenia pueden tener una gran variedad de síntomas. Algunas veces estos síntomas aparecen de repente, pero lo más común es que la enfermedad se desarrolle lentamente, en un proceso que puede durar meses y hasta años. Al comienzo, los síntomas no se notan o se pueden confundir con otros problemas. Por ejemplo, las personas con esquizofrenia pueden sentirse tensas, incapaces de concentrarse, o tener problemas para dormir. A menudo aíslan y se vuelven retraídas cuando el control de la realidad va desapareciendo. No hacen ni mantienen amistades. Empiezan a descuidar su apariencia personal. Abandonar los estudios o tener problemas laborales son otros signos tempranos de la enfermedad. A medida que progresa la enfermedad, síntomas de psicosis comienzan a aparecer y la persona comienza a actuar de manera extraña y a hablar sin sentido. Las personas con esquizofrenia pueden empezar a tener alucinaciones; es decir, que pueden ver, sentir, oler o escuchar cosas que no existen en la realidad. También pueden tener síntomas físicos, como fruncir el ceño o movimientos poco usuales y pueden permanecer de pie o sentados en posiciones extrañas. Algunas personas se vuelven casi inmóviles, mientras que otras se mueven constantemente. La severidad de los síntomas varía de una persona a otra. Los síntomas también tienden a fluctuar, y cuando los síntomas mejoran, la persona parece conducirse normalmente, pero en general se darán episodios repetidos de la enfermedad (recaídas) que ocasionarán la reaparición de los síntomas. En general, los síntomas de la esquizofrenia pueden ser clasificados en dos grandes grupos: los síntomas positivos y los síntomas negativos. 1. PositivosLos síntomas positivos incluyen paranoia, alucinaciones auditivas y conductas extrañas. Pensamiento desordenado: Los pensamientos "saltan" de un tema a otro, a veces sin ninguna relación, o pueden ser "bloqueados." La persona habla sin sentido, inventa palabras o las reemplaza con sonidos o rimas. Delirios: Falsas creencias o pensamientos sin base en la realidad. Por ejemplo, una persona con esquizofrenia puede pensar que un vecino estaba tratando de controlar sus pensamientos o sentimientos. Alucinaciones: Ver, oír o tener sensaciones que no son reales. Las personas con esquizofrenia pueden oír voces que comentan sobre su conducta o que les dan órdenes. 2. NegativosLos síntomas negativos incluyen falta de iniciativa e incapacidad para relacionarse con los demás, lo cual a menudo tiene como resultado que las personas con esquizofrenia se retiren de la sociedad. Afecto neutro (o muerto): Capacidad disminuida o ausente para expresar sentimientos; además, no se dan cuenta de los sentimientos de los demás. La persona con esquizofrenia tiene dificultad para mostrar sentimientos o emociones en su cara. La persona evita el contacto visual con los demás y hace pocos gestos y movimientos. La persona no responde normalmente cuando se le habla. En casos graves, los movimientos puede reducirse a un mínimo (catatonia). Abulia: Falta de energía, espontaneidad e iniciativa. Anhedonia: Falta de placer o interés en las actividades que alguna vez fueron placenteras. Déficit atencional: Problemas para concentrarse. ¿Cómo se diagnostica la esquizofrenia? Debido a que otras enfermedades pueden causar síntomas psicóticos, le toca al psiquiatra hacer el diagnóstico final. El diagnóstico se hace con base en una cuidadosa entrevista psiquiátrica con la persona afectada y los miembros de su familia. En estos momentos, no existen pruebas diagnósticas para la esquizofrenia. Existen otros trastornos que pueden estar relacionados con la esquizofrenia. Éstos incluyen el trastorno esquizotípico de la personalidad, que es una forma más leve de esquizofrenia, y el trastorno esquizoafectivo, en el cual la esquizofrenia se encuentra acompañada de estados de ánimo inoportunos, como los "altos" (manía) o los "bajos" (depresión). ¿Puede haber depresión y suicidio cuando se tiene esquizofrenia?La depresión es un gran peligro para las personas con esquizofrenia. Estos pacientes tienen la tendencia a sufrir depresiones severas durante el período de tiempo entre un episodio psicótico y otro. Aproximadamente dos de cada diez personas con esquizofrenia tratan de suicidarse, y 10% de ellas lo consiguen. De hecho, el suicidio es la causa número uno de muerte en personas jóvenes con esta enfermedad. El suicidio, en un pequeño número de casos, sucede porque la persona actúa bajo la influencia de delirios o alucinaciones, como oír voces que les dicen que se maten, pero usualmente el suicidio es el resultado de la depresión que le da a la persona cuando está pensando relativamente en forma más clara y se da cuenta de su enfermedad y de curso/pronóstico. ¿Cuál es la causa de la esquizofrenia? La esquizofrenia es una enfermedad de gran complejidad; ni los expertos están seguros de su causa exacta. Algunos piensan que el cerebro no puede procesar información de una manera correcta, o que se embota por demasiada información proveniente del mundo exterior, por lo que es incapaz de filtrar la información innecesaria: el silbido de un tren o el ladrido de un perro en la casa de al lado. Cualquiera de las causas postuladas, expuestas a continuación, no son mutuamente excluyentes sino interdependientes. CausasHerenciaUna de las posibles causas de la esquizofrenia es la herencia o la transmisión genética. Los expertos creen que algunas personas heredan una tendencia a adquirir la esquizofrenia. De hecho, la enfermedad tiende a aparecer en miembros de una misma familia, pero sólo entre parientes consanguíneos. Las personas que tienen parientes con esquizofrenia tienen más probabilidades de adquirir la enfermedad. Si ambos padres biológicos sufren la enfermedad, hay un 40% de posibilidades de que un hijo la adquiera. Esto ocurre aunque el hijo sea criado por adultos que no sean sus padres y que no padezcan de esa enfermedad. En el caso de tener un gemelo idéntico con esquizofrenia, las posibilidades de tener la enfermedad son de casi 50%.Riesgos: Población general: 1% El hermano o la hermana tiene esquizofrenia: 8% Uno de los padres tiene esquizofrenia: 12% Gemelo tiene esquizofrenia: 14% Ambos padres tienen esquizofrenia: 39% Gemelo idéntico tiene esquizofrenia: 47% AmbienteAlgunos investigadores creen que los eventos en el ambiente de una persona pueden precipitar la manifestación de la esquizofrenia. Algunos estudios han demostrado que una infección con Ambiente Algunos investigadores creen que los eventos en el ambiente de una persona pueden precipitar la manifestación de la esquizofrenia. Algunos estudios han demostrado que una infección con el virus de la influenza o la mala nutrición durante el embarazo y complicaciones durante el parto pueden aumentar el riesgo de que el niño desarrolle la esquizofrenia más adelante. Muchos investigadores creen que la causa de la esquizofrenia es una compleja combinación de factores genéticos y ambientales. Ciertas personas nacen con una tendencia a desarrollar la enfermedad, pero la enfermedad puede aparecer únicamente si estas personas están expuestas a tensiones o traumas inusuales.Causas biológicasSe cree que las personas con esquizofrenia tienen un desbalance químico en el cerebro que causa una hipersensibilidad a una sustancia llamada dopamina o un exceso en la producción de la misma. La dopamina es una de las muchas sustancias químicas cerebrales (neurotransmisores) que permiten que las células nerviosas se envíen mensajes entre sí. La dopamina regula muchas funciones corporales normales, incluyendo el movimiento, las emociones, la conducta y el apetito. Muchas de estas funciones están afectadas en las personas con esquizofrenia. Otros neurotransmisores y sus receptores también pueden estar afectados en las personas esquizofrénicas. Las imágenes del cerebro obtenidas por escáner muestran diferencias en el tamaño y forma de ciertas estructuras cerebrales de la gente con esquizofrenia comparadas con las de las personas mentalmente sanas. Por ejemplo, en las personas afectadas hay un aumento en el volumen de las cavidades cerebrales llamadas ventrículos, que están llenas de fluido, y una disminución en el tamaño del hipocampo (una parte del cerebro). Otras pruebas muestran que el cerebro de las personas con esquizofrenia tiene una actividad menor en la corteza prefrontal, la parte del cerebro que controla el pensamiento, las emociones y las funciones mentales superiores. ¿Cómo se trata la esquizofrenia? Usualmente, la esquizofrenia se trata con medicamentos antipsicóticos, además de psicoterapia y rehabilitación. A veces es necesaria la hospitalización durante una exacerbación aguda de los síntomas. El objetivo del tratamiento es reducir los síntomas durante los ataques agudos y prevenir las recaídas. Hoy en día no hay cura definitiva para la esquizofrenia. Los medicamentos antipsicóticos Las medicamentos antipsicóticas (neurolépticos)íson muy efectivas para controlar los síntomas de la esquizofrenia. Estas medicinas aparecieron en los años cincuenta, y han mejorado en gran medida la calidad de vida de miles de personas. Con las medicinas antipsicóticas, muchas personas con esquizofrenia son capaces de vivir y funcionar bien en el mundo exterior. Como cada persona con esquizofrenia tiene una mezcla única de síntomas, no existe un medicamento que produzca los mejores resultados en todas las personas. El medicamento ideal para una persona puede no ser la mejor alternativa pare otra. A pesar de que los medicamentos antipsicóticos no curan la enfermedad, pueden reducir las alucinaciones y las ideas delirantes y ayudar a la persona con esquizofrenia a recuperar el control sobre la realidad. Las medicinas también reducen el riesgo de las recaídas y cuando éstas ocurren, las medicinas hacen que sean menos severas. Desafortunadamente, muchas personas con esquizofrenia no toman los medicamentos que necesitan debido a los efectos secundarios y al estigma de la enfermedad mental. Ayudar a la persona a que comprenda la importancia de los medicamentos para controlar sus síntomas es importantísimo. Psicoterapia y rehabilitaciónLas personas con esquizofrenia pueden tener grandes dificultades para comunicarse con otras personas y para tareas ordinarias. Esto sucede aunque los síntomas estén bajo un relativo control. La terapia y la rehabilitación pueden ayudar a que las personas con esquizofrenia desarrollen las capacidades necesarias para funcionar fuera del abrigo de un hospital. Los programas de rehabilitación pueden ayudar a las personas con esquizofrenia a desarrollar las habilidades necesarias pare llevar a cabo la actividades de la vida diaria, tales como: adeministración del dinero, preparación de alimentos y cuidados personales. También pueden preparar a la persona para que empiece o reanude un trabajo. La psicoterapia individual puede ayudar a las personas con esquizofrenia a diferenciar lo real de lo irreal,y la terapia de grupo puede ayudarles a aprender a llevarse bien con los demás. Los grupos de autoayuda pueden ayudar a los pacientes (y a sus familiares) a entender que otras personas comparten los mismos problemas. La terapia familiar puede ser de gran ayuda ya que los miembros de la familia a menudo tienen que cuidar a las personas esquizofrénicas, y es muy importante que comprendan la enfermedad y su tratamiento. Los miembros de la familia y otros miembros de la comunidad necesitan darle apoyo a las personas que tienen esquizofrenia. A los miembros de la familia también se les enseña cómo detectar las señales de una recaída y así asegurarse de que la persona reciba ayuda médica y tome los medicamentos necesarios. ¿Qué es lo que hacen los medicamentos antipsicóticos? Los medicamentos antipsicóticos trabajan r estableciendo el balance de las sustancias químicas en el cerebro. Hay dos grandes clases de antipsicóticos: los típicos o tradicionales y los atípicos. 1. Antipsicóticos tradicionales (típicos)Los medicamentos antipsicóticos tradicionales ayudan a controlar o manejar los síntomas "positivos" (alucinaciones, delirios, confusión) de la esquizofrenia. Los investigadores creen que parte de este efecto puede ser explicado por la manera como actúan estos medicamentos sobre la dopamina. Este grupo de medicamentos parece bloquear la dopamina porque se postula que estos síntomas pueden ser causados por demasiada dopamina en el cerebro o por una sensibilidad aumentada de los receptores de la dopamina.Aunque los antipsicóticos típicos son buenos, muchas personas con esquizofrenia los descontinúan. Muchos de estos medicamentos tienen efectos secundarios desagradables, particularmente en dosis elevadas. Algunos efectos secundarios, como sequedad de boca, visión borrosa, estreñimiento, mareos (llamados efectos anticolinérgicos) y somnolencia no son serios y generalmente desaparecen después de unas pocas semanas de tratamiento. Como estos medicamentos también bloquean los receptores del cerebro que controlan los movimientos musculares, estos medicamentos pueden causar movimientos anormales, llamados efectos secundarios extrapiramidales (ESE). Más de 60% de las personas que toman antipsicóticos tradicionales experimentan alguna forma de ESE. Pueden tener espasmos o contracciones musculares en la cabeza y cuello (distonía), o pueden volverse inquietos o moverse sin cesar (acatisia). Otras personas pueden desarrollar síntomas parecidos a los que tienen las personas con enfermedad de Parkinson. Estos efectos incluyen temblores y una marcha arrastrando los pies. También pueden desarrollan tics faciales, movimientos anormales de la lengua como sacarla o enrollarla, lamerse los labios, jadear y hacer muecas (disquinesia tardía) si toman el medicamento por períodos prolongados de tiempo y a altas dosis. Estos medicamentos no mejoran los síntomas "negativos" de la esquizofrenia (tales como la depresión y el retraimiento emocional), por lo que mucha gente deja de tomarlos. 2. Nuevos antipsicóticos (atípicos) Los nuevos antipsicóticos son eficaces en el tratamiento de los síntomas "positivos" de la esquizofrenia, y parecen ser eficaces en el manejo de los síntomas "negativos". Estos nuevos antipsicóticos no parecen causar tantos problemas con el control muscular como los antipsicóticos tradicionales, debido en parte a que, además de bloquear la dopamina, también bloquean otro neuroquímico llamado serotonina. Los nuevos antipsicóticos son más selectivos: sólo trabajan sobre la parte del cerebro donde se originan los síntomas psicóticos y no en la parte donde que controla los movimientos musculares. Algunos de los agentes antipsicóticos más nuevos son: Clozapina La clozapina es muy efectiva en el tratamiento de los síntomas psicóticos sin producir ESE. Sin embargo, tiende a producir sedación y los efectos anticolinérgicos de los antipsicóticos tradicionales -- sequedad de lboca, visión borrosa, estreñimiento y mareos. También, en un pequeño número de personas, la clozapina puede producir un gran aumento de peso, convulsiones y salivación excesiva. La clozapina tambièn puede causar una reducción significativa en el número de glóbulos blancos, y debido a esto, las personas que toman este medicamento deben hacerse un examen de sangre semanalmente. RisperidonaSe cree que la risperidona alivia tanto los síntomas positivos como los negativos de la esquizofrenia. La risperidona tiene menos riesgos de efectos secundarios extrapiramidales, efectos anticolinérgicos y sedación. Es más segura que la clozapina, pero puede producir ESE cuando se usa en dosis altas. Olanzapina La olanzapina es similar a la clozapina y es eficaz para tratar los síntomas positivos y negativos; además causa muy pocos efectos secundarios extrapiramidales (ESE). La olanzapina bloquea muchos más receptores en el cerebro que los de la dopamina y la serotonina; la olanzapina puede causar un poco de sedación y efectos anticolinérgicos. Quetiapina La quetiapina bloquea una variedad de receptores y tiene un efecto mínimo en el tono muscular, aunque los efectos secundarios incluyen somnolencia, aumento en los latidos del corazón, aumento de peso y agitación. ¿Cuándo se pueden suspender los medicamentos?La esquizofrenia es una enfermedad que normalmente dura toda la vida, como la diabetes y la hipertensión arterial. La mayoría de las personas con esquizofrenia probablemente necesitarán atención médica psiquiátrica y medicamentos por el resto de sus vidas. Los medicamentos antipsicóticos no curan la esquizofrenia, únicamente ofrecen un control o una mejoría de los síntomas. Cuando la persona con esquizofrenia deja de tomar las medicinas, es posible que tenga una recaída. Los estudios han demostrado que la mayoría de las personas que dejan de tomar sus medicinas tienen una recaída en el transcurso de un año. Por eso es muy importante que las personas con esquizofrenia tomen sus medicamentos sin interrupción, para prevenir nuevos ataques. ¿Como se pueden prevenir las recaídas? La mejor manera de prevenir las recaídas es alentar a las personas con esquizofrenia a que sigan tomando sus medicamentos. Estas personas dejan de tomar las medicinas por varias razones, siendo la más importante la presencia de efectos secundarios. Es muy difícil para las personas tolerar estos efectos secundarios durante meses o años, en especial cuando se empiezan a sentir mejor. Es sumamente importante hallar el medicamento y la dosis apropiada para controlar los síntomas sin causar efectos secundarios (la dosis óptima mínima). La comodidad también es importante, considerando que algunas medicinas tienen que tomarse dos, tres y hasta cuatro veces al día y otras solamente una vez al día. Es más fácil recordar tomar una medicina una sola vez al día que varias veces al día. Otras personas prefieren recibir una inyección una vez al mes con medicamentos de larga duración (medicamentos de depósito/depot). Asistir al tratamiento externo recomendado y tomar las medicinas regularmente es la mejor manera de prevenir la exacerbación de la enfermedad y las recaídas. ¿Que es la esquizofrenia? La esquizofrenia es un trastorno cerebral serio. Es una enfermedad que hace difícil que una persona: distinga la diferencia entre las experiencias reales y las experiencias irreales, piense en forma lógica, tenga reacciones emocionales normales hacia los demás, se comporten de una manera normal en situaciones sociales, recuerden hablar y comportarse en forma apropiada, y funcionen en sociedad - trabajando o estudiando. La esquizofrenia puede ser una enfermedad devastadora no sólo para el que la sufre sino también para su familia. Los miembros de la familia tienen que proveer apoyo económico y asegurarse de que tomen sus medicamentos. La esquizofrenia es una enfermedad con causas biológicas, al igual que el cáncer o las enfermedades del corazón. La esquizofrenia es una enfermedad muy costosa para la familia, ya que actualmente en España las Instituciones Públicas ignoran la asistencia social para estos enfermos y para sus familiares-cuidadores. Hoy por hoy, no existe una cura para la esquizofrenia, pero los tratamientos adecuados generalmente ayudan a controlar los síntomas. Con tratamiento, las personas con esquizofrenia pueden teóricamente vivir una vida productiva y llena de satisfacciones -- pueden trabajar, vivir con sus familias y estar con las amistades--, no obstante muchas veces el enfermo se aísla y entonces es cuando necesitaría una ayuda profesional que se la niegan los políticos. La esquizofrenia no es una "personalidad dividida" y su causa no es una mala crianza, debilidad personal ni vagancia. ¿Quienes pueden sufrir de esquizofrenia? La esquizofrenia es una de las enfermedades mentales más comunes. Alrededor de 1% de la población mundial tiene esquizofrenia. En los Estados Unidos hay aproximadamente 2.5 millones de personas con esta enfermedad. La esquizofrenia es una de las enfermedades que causa más hospitalizaciones. La esquizofrenia comienza más comúnmente entre los 15 y los 25 años de edad. Aunque afecta a hombres y mujeres por igual, los síntomas pueden aparecer más tarde en las mujeres. Muy raramente, los síntomas de la esquizofrenia pueden aparecer antes de los 12 años; cuando esto ocurre la enfermedad toma un forma más crónica, afectando el desarrollo normal del lenguaje. ¿Cuáles son los síntomas de la esquizofrenia? Las personas con esquizofrenia pueden tener una gran variedad de síntomas. Algunas veces estos síntomas aparecen de repente, pero lo más común es que la enfermedad se desarrolle lentamente, en un proceso que puede durar meses y hasta años. Al comienzo, los síntomas no se notan o se pueden confundir con otros problemas. Por ejemplo, las personas con esquizofrenia pueden sentirse tensas, incapaces de concentrarse, o tener problemas para dormir. A menudo aíslan y se vuelven retraídas cuando el control de la realidad va desapareciendo. No hacen ni mantienen amistades. Empiezan a descuidar su apariencia personal. Abandonar los estudios o tener problemas laborales son otros signos tempranos de la enfermedad. A medida que progresa la enfermedad, síntomas de psicosis comienzan a aparecer y la persona comienza a actuar de manera extraña y a hablar sin sentido. Las personas con esquizofrenia pueden empezar a tener alucinaciones; es decir, que pueden ver, sentir, oler o escuchar cosas que no existen en la realidad. También pueden tener síntomas físicos, como fruncir el ceño o movimientos poco usuales y pueden permanecer de pie o sentados en posiciones extrañas. Algunas personas se vuelven casi inmóviles, mientras que otras se mueven constantemente. La severidad de los síntomas varía de una persona a otra. Los síntomas también tienden a fluctuar, y cuando los síntomas mejoran, la persona parece conducirse normalmente, pero en general se darán episodios repetidos de la enfermedad (recaídas) que ocasionarán la reaparición de los síntomas. En general, los síntomas de la esquizofrenia pueden ser clasificados en dos grandes grupos: los síntomas positivos y los síntomas negativos. 1. PositivosLos síntomas positivos incluyen paranoia, alucinaciones auditivas y conductas extrañas. Pensamiento desordenado: Los pensamientos "saltan" de un tema a otro, a veces sin ninguna relación, o pueden ser "bloqueados." La persona habla sin sentido, inventa palabras o las reemplaza con sonidos o rimas. Delirios: Falsas creencias o pensamientos sin base en la realidad. Por ejemplo, una persona con esquizofrenia puede pensar que un vecino estaba tratando de controlar sus pensamientos o sentimientos. Alucinaciones: Ver, oír o tener sensaciones que no son reales. Las personas con esquizofrenia pueden oír voces que comentan sobre su conducta o que les dan órdenes. 2. NegativosLos síntomas negativos incluyen falta de iniciativa e incapacidad para relacionarse con los demás, lo cual a menudo tiene como resultado que las personas con esquizofrenia se retiren de la sociedad. Afecto neutro (o muerto): Capacidad disminuida o ausente para expresar sentimientos; además, no se dan cuenta de los sentimientos de los demás. La persona con esquizofrenia tiene dificultad para mostrar sentimientos o emociones en su cara. La persona evita el contacto visual con los demás y hace pocos gestos y movimientos. La persona no responde normalmente cuando se le habla. En casos graves, los movimientos puede reducirse a un mínimo (catatonia). Abulia: Falta de energía, espontaneidad e iniciativa. Anhedonia: Falta de placer o interés en las actividades que alguna vez fueron placenteras. Déficit atencional: Problemas para concentrarse. ¿Cómo se diagnostica la esquizofrenia? Debido a que otras enfermedades pueden causar síntomas psicóticos, le toca al psiquiatra hacer el diagnóstico final. El diagnóstico se hace con base en una cuidadosa entrevista psiquiátrica con la persona afectada y los miembros de su familia. En estos momentos, no existen pruebas diagnósticas para la esquizofrenia. Existen otros trastornos que pueden estar relacionados con la esquizofrenia. Éstos incluyen el trastorno esquizotípico de la personalidad, que es una forma más leve de esquizofrenia, y el trastorno esquizoafectivo, en el cual la esquizofrenia se encuentra acompañada de estados de ánimo inoportunos, como los "altos" (manía) o los "bajos" (depresión). ¿Puede haber depresión y suicidio cuando se tiene esquizofrenia?La depresión es un gran peligro para las personas con esquizofrenia. Estos pacientes tienen la tendencia a sufrir depresiones severas durante el período de tiempo entre un episodio psicótico y otro. Aproximadamente dos de cada diez personas con esquizofrenia tratan de suicidarse, y 10% de ellas lo consiguen. De hecho, el suicidio es la causa número uno de muerte en personas jóvenes con esta enfermedad. El suicidio, en un pequeño número de casos, sucede porque la persona actúa bajo la influencia de delirios o alucinaciones, como oír voces que les dicen que se maten, pero usualmente el suicidio es el resultado de la depresión que le da a la persona cuando está pensando relativamente en forma más clara y se da cuenta de su enfermedad y de curso/pronóstico. ¿Cuál es la causa de la esquizofrenia? La esquizofrenia es una enfermedad de gran complejidad; ni los expertos están seguros de su causa exacta. Algunos piensan que el cerebro no puede procesar información de una manera correcta, o que se embota por demasiada información proveniente del mundo exterior, por lo que es incapaz de filtrar la información innecesaria: el silbido de un tren o el ladrido de un perro en la casa de al lado. Cualquiera de las causas postuladas, expuestas a continuación, no son mutuamente excluyentes sino interdependientes. CausasHerenciaUna de las posibles causas de la esquizofrenia es la herencia o la transmisión genética. Los expertos creen que algunas personas heredan una tendencia a adquirir la esquizofrenia. De hecho, la enfermedad tiende a aparecer en miembros de una misma familia, pero sólo entre parientes consanguíneos. Las personas que tienen parientes con esquizofrenia tienen más probabilidades de adquirir la enfermedad. Si ambos padres biológicos sufren la enfermedad, hay un 40% de posibilidades de que un hijo la adquiera. Esto ocurre aunque el hijo sea criado por adultos que no sean sus padres y que no padezcan de esa enfermedad. En el caso de tener un gemelo idéntico con esquizofrenia, las posibilidades de tener la enfermedad son de casi 50%.Riesgos: Población general: 1% El hermano o la hermana tiene esquizofrenia: 8% Uno de los padres tiene esquizofrenia: 12% Gemelo tiene esquizofrenia: 14% Ambos padres tienen esquizofrenia: 39% Gemelo idéntico tiene esquizofrenia: 47% AmbienteAlgunos investigadores creen que los eventos en el ambiente de una persona pueden precipitar la manifestación de la esquizofrenia. Algunos estudios han demostrado que una infección con Ambiente Algunos investigadores creen que los eventos en el ambiente de una persona pueden precipitar la manifestación de la esquizofrenia. Algunos estudios han demostrado que una infección con el virus de la influenza o la mala nutrición durante el embarazo y complicaciones durante el parto pueden aumentar el riesgo de que el niño desarrolle la esquizofrenia más adelante. Muchos investigadores creen que la causa de la esquizofrenia es una compleja combinación de factores genéticos y ambientales. Ciertas personas nacen con una tendencia a desarrollar la enfermedad, pero la enfermedad puede aparecer únicamente si estas personas están expuestas a tensiones o traumas inusuales.Causas biológicasSe cree que las personas con esquizofrenia tienen un desbalance químico en el cerebro que causa una hipersensibilidad a una sustancia llamada dopamina o un exceso en la producción de la misma. La dopamina es una de las muchas sustancias químicas cerebrales (neurotransmisores) que permiten que las células nerviosas se envíen mensajes entre sí. La dopamina regula muchas funciones corporales normales, incluyendo el movimiento, las emociones, la conducta y el apetito. Muchas de estas funciones están afectadas en las personas con esquizofrenia. Otros neurotransmisores y sus receptores también pueden estar afectados en las personas esquizofrénicas. Las imágenes del cerebro obtenidas por escáner muestran diferencias en el tamaño y forma de ciertas estructuras cerebrales de la gente con esquizofrenia comparadas con las de las personas mentalmente sanas. Por ejemplo, en las personas afectadas hay un aumento en el volumen de las cavidades cerebrales llamadas ventrículos, que están llenas de fluido, y una disminución en el tamaño del hipocampo (una parte del cerebro). Otras pruebas muestran que el cerebro de las personas con esquizofrenia tiene una actividad menor en la corteza prefrontal, la parte del cerebro que controla el pensamiento, las emociones y las funciones mentales superiores. ¿Cómo se trata la esquizofrenia? Usualmente, la esquizofrenia se trata con medicamentos antipsicóticos, además de psicoterapia y rehabilitación. A veces es necesaria la hospitalización durante una exacerbación aguda de los síntomas. El objetivo del tratamiento es reducir los síntomas durante los ataques agudos y prevenir las recaídas. Hoy en día no hay cura definitiva para la esquizofrenia. Los medicamentos antipsicóticos Las medicamentos antipsicóticas (neurolépticos)íson muy efectivas para controlar los síntomas de la esquizofrenia. Estas medicinas aparecieron en los años cincuenta, y han mejorado en gran medida la calidad de vida de miles de personas. Con las medicinas antipsicóticas, muchas personas con esquizofrenia son capaces de vivir y funcionar bien en el mundo exterior. Como cada persona con esquizofrenia tiene una mezcla única de síntomas, no existe un medicamento que produzca los mejores resultados en todas las personas. El medicamento ideal para una persona puede no ser la mejor alternativa pare otra. A pesar de que los medicamentos antipsicóticos no curan la enfermedad, pueden reducir las alucinaciones y las ideas delirantes y ayudar a la persona con esquizofrenia a recuperar el control sobre la realidad. Las medicinas también reducen el riesgo de las recaídas y cuando éstas ocurren, las medicinas hacen que sean menos severas. Desafortunadamente, muchas personas con esquizofrenia no toman los medicamentos que necesitan debido a los efectos secundarios y al estigma de la enfermedad mental. Ayudar a la persona a que comprenda la importancia de los medicamentos para controlar sus síntomas es importantísimo. Psicoterapia y rehabilitaciónLas personas con esquizofrenia pueden tener grandes dificultades para comunicarse con otras personas y para tareas ordinarias. Esto sucede aunque los síntomas estén bajo un relativo control. La terapia y la rehabilitación pueden ayudar a que las personas con esquizofrenia desarrollen las capacidades necesarias para funcionar fuera del abrigo de un hospital. Los programas de rehabilitación pueden ayudar a las personas con esquizofrenia a desarrollar las habilidades necesarias pare llevar a cabo la actividades de la vida diaria, tales como: adeministración del dinero, preparación de alimentos y cuidados personales. También pueden preparar a la persona para que empiece o reanude un trabajo. La psicoterapia individual puede ayudar a las personas con esquizofrenia a diferenciar lo real de lo irreal,y la terapia de grupo puede ayudarles a aprender a llevarse bien con los demás. Los grupos de autoayuda pueden ayudar a los pacientes (y a sus familiares) a entender que otras personas comparten los mismos problemas. La terapia familiar puede ser de gran ayuda ya que los miembros de la familia a menudo tienen que cuidar a las personas esquizofrénicas, y es muy importante que comprendan la enfermedad y su tratamiento. Los miembros de la familia y otros miembros de la comunidad necesitan darle apoyo a las personas que tienen esquizofrenia. A los miembros de la familia también se les enseña cómo detectar las señales de una recaída y así asegurarse de que la persona reciba ayuda médica y tome los medicamentos necesarios. ¿Qué es lo que hacen los medicamentos antipsicóticos? Los medicamentos antipsicóticos trabajan r estableciendo el balance de las sustancias químicas en el cerebro. Hay dos grandes clases de antipsicóticos: los típicos o tradicionales y los atípicos. 1. Antipsicóticos tradicionales (típicos)Los medicamentos antipsicóticos tradicionales ayudan a controlar o manejar los síntomas "positivos" (alucinaciones, delirios, confusión) de la esquizofrenia. Los investigadores creen que parte de este efecto puede ser explicado por la manera como actúan estos medicamentos sobre la dopamina. Este grupo de medicamentos parece bloquear la dopamina porque se postula que estos síntomas pueden ser causados por demasiada dopamina en el cerebro o por una sensibilidad aumentada de los receptores de la dopamina.Aunque los antipsicóticos típicos son buenos, muchas personas con esquizofrenia los descontinúan. Muchos de estos medicamentos tienen efectos secundarios desagradables, particularmente en dosis elevadas. Algunos efectos secundarios, como sequedad de boca, visión borrosa, estreñimiento, mareos (llamados efectos anticolinérgicos) y somnolencia no son serios y generalmente desaparecen después de unas pocas semanas de tratamiento. Como estos medicamentos también bloquean los receptores del cerebro que controlan los movimientos musculares, estos medicamentos pueden causar movimientos anormales, llamados efectos secundarios extrapiramidales (ESE). Más de 60% de las personas que toman antipsicóticos tradicionales experimentan alguna forma de ESE. Pueden tener espasmos o contracciones musculares en la cabeza y cuello (distonía), o pueden volverse inquietos o moverse sin cesar (acatisia). Otras personas pueden desarrollar síntomas parecidos a los que tienen las personas con enfermedad de Parkinson. Estos efectos incluyen temblores y una marcha arrastrando los pies. También pueden desarrollan tics faciales, movimientos anormales de la lengua como sacarla o enrollarla, lamerse los labios, jadear y hacer muecas (disquinesia tardía) si toman el medicamento por períodos prolongados de tiempo y a altas dosis. Estos medicamentos no mejoran los síntomas "negativos" de la esquizofrenia (tales como la depresión y el retraimiento emocional), por lo que mucha gente deja de tomarlos. 2. Nuevos antipsicóticos (atípicos) Los nuevos antipsicóticos son eficaces en el tratamiento de los síntomas "positivos" de la esquizofrenia, y parecen ser eficaces en el manejo de los síntomas "negativos". Estos nuevos antipsicóticos no parecen causar tantos problemas con el control muscular como los antipsicóticos tradicionales, debido en parte a que, además de bloquear la dopamina, también bloquean otro neuroquímico llamado serotonina. Los nuevos antipsicóticos son más selectivos: sólo trabajan sobre la parte del cerebro donde se originan los síntomas psicóticos y no en la parte donde que controla los movimientos musculares. Algunos de los agentes antipsicóticos más nuevos son: Clozapina La clozapina es muy efectiva en el tratamiento de los síntomas psicóticos sin producir ESE. Sin embargo, tiende a producir sedación y los efectos anticolinérgicos de los antipsicóticos tradicionales -- sequedad de lboca, visión borrosa, estreñimiento y mareos. También, en un pequeño número de personas, la clozapina puede producir un gran aumento de peso, convulsiones y salivación excesiva. La clozapina tambièn puede causar una reducción significativa en el número de glóbulos blancos, y debido a esto, las personas que toman este medicamento deben hacerse un examen de sangre semanalmente. RisperidonaSe cree que la risperidona alivia tanto los síntomas positivos como los negativos de la esquizofrenia. La risperidona tiene menos riesgos de efectos secundarios extrapiramidales, efectos anticolinérgicos y sedación. Es más segura que la clozapina, pero puede producir ESE cuando se usa en dosis altas. Olanzapina La olanzapina es similar a la clozapina y es eficaz para tratar los síntomas positivos y negativos; además causa muy pocos efectos secundarios extrapiramidales (ESE). La olanzapina bloquea muchos más receptores en el cerebro que los de la dopamina y la serotonina; la olanzapina puede causar un poco de sedación y efectos anticolinérgicos. Quetiapina La quetiapina bloquea una variedad de receptores y tiene un efecto mínimo en el tono muscular, aunque los efectos secundarios incluyen somnolencia, aumento en los latidos del corazón, aumento de peso y agitación. ¿Cuándo se pueden suspender los medicamentos?La esquizofrenia es una enfermedad que normalmente dura toda la vida, como la diabetes y la hipertensión arterial. La mayoría de las personas con esquizofrenia probablemente necesitarán atención médica psiquiátrica y medicamentos por el resto de sus vidas. Los medicamentos antipsicóticos no curan la esquizofrenia, únicamente ofrecen un control o una mejoría de los síntomas. Cuando la persona con esquizofrenia deja de tomar las medicinas, es posible que tenga una recaída. Los estudios han demostrado que la mayoría de las personas que dejan de tomar sus medicinas tienen una recaída en el transcurso de un año. Por eso es muy importante que las personas con esquizofrenia tomen sus medicamentos sin interrupción, para prevenir nuevos ataques. ¿Como se pueden prevenir las recaídas? La mejor manera de prevenir las recaídas es alentar a las personas con esquizofrenia a que sigan tomando sus medicamentos. Estas personas dejan de tomar las medicinas por varias razones, siendo la más importante la presencia de efectos secundarios. Es muy difícil para las personas tolerar estos efectos secundarios durante meses o años, en especial cuando se empiezan a sentir mejor. Es sumamente importante hallar el medicamento y la dosis apropiada para controlar los síntomas sin causar efectos secundarios (la dosis óptima mínima). La comodidad también es importante, considerando que algunas medicinas tienen que tomarse dos, tres y hasta cuatro veces al día y otras solamente una vez al día. Es más fácil recordar tomar una medicina una sola vez al día que varias veces al día. Otras personas prefieren recibir una inyección una vez al mes con medicamentos de larga duración (medicamentos de depósito/depot). Asistir al tratamiento externo recomendado y tomar las medicinas regularmente es la mejor manera de prevenir la exacerbación de la enfermedad y las recaídas. No todo cambio que se experimenta en la adolescencia es un síntoma de enfermedad mental, suelen ser cambios normales, pero debería estar más extendida la consulta frecuente a un psicólogo. La enfermedad se reconoce cuando empiezan a cambiarse las conductas de siempre, el presunto enfermo se encierra en si mismo, se aísla, deja de salir con los amigos, empieza a dejar inexplicablemente los estudios, el trabajo, se le ve inquieto, nervioso, con miedo. Se empieza a descuidar en el aseo personal, en la comida, no duerme, manifiesta signos de violencia e incluso de suicidio, lee cosas inusuales en él, habla extrañamente... Ante estos síntomas sospechosos, CALMA. Inmediatamente consultar con un profesional, él dará las pautas a seguir. Por su interés se reproduce a continuación un artículo publicado en Las enfermedades mentales hacen su aparición en la adolescencia DIFICULTAD PARA RECONOCER Y ACEPTAR LA ENFERMEDAD La enfermedad mental suele dar sus primeros avisos en la adolescencia y en la juventud. Los padres, que no estamos preparados para descifrar estos avisos que llegan en forma de introversiones, comportamientos extraños, fracaso escolar, anorexia..., desviamos el problema por otros derroteros sin decidirnos a acudir con prontitud, como sería lo suyo, al psicólogo o al psiquiatra. También en la enfermedad mental vale mejor prevenir que curar. Fulgencio Guillén. Miembro de la Oficina del Defensor del Enfermo Mental de Madrid La enfermedad mental es una enfermedad más, entre la infinidad de enfermedades que existen, y que desgraciadamente se va incrementando en nuestras sociedades cada vez más competitivas y bastante deshumanizadas. La mala prensa que tiene la locura y el miedo personal a "perder la cabeza" impiden que los enfermos (y sus familiares) reconozcan su enfermedad y se pongan en tratamiento cuanto antes. Una cuarta parte de la población española necesita algún tipo de atención psiquiátrica, y un uno por ciento la tiene institucionalizada de forma permanente. La enfermedad mental está teniendo un fuerte desarrollo en las sociedades modernas, por lo que las Administraciones públicas deberían dedicarle todos los recursos necesarios. Nuestros hijos tienen problemas No siempre que un hijo presenta una serie de problemas hay que pensar que se trata de una enfermedad mental, pero tampoco hay que descartarla sin más y, por lo menos, hay que salir de dudas. Imaginemos una familia normal de dos hijos. Sin poder precisar cuándo y cómo empezó, la madre percibe en su hijo mayor (el hijo tiene l6 años) un empeoramiento de su carácter y de sus comportamientos hacia ella: se muestra menos cariñoso, es más exigente, demasiado independiente y crítico, se relaciona menos con sus amigos... La madre comenta el caso con su marido, un tanto ausente de los problemas de los hijos debido al trabajo, que hace una explicación aparentemente razonable: "Se trata de una crisis propia de la edad". Transcurre el tiempo y el muchacho no mejora en sus comportamientos al contrario, está más raro, se va aislando más, es más desordenado en las comidas, duerme peor, acusa a sus padres de interesarse más por su hermano que por él... La madre piensa que habría que llevarlo al psicólogo, hecho que alarma al padre y decide intervenir. Aplazamiento El padre habla con su hijo y éste le cuenta que su madre no lo comprende y le impone sus criterios. Se queja de que ya es mayor y su familia le sigue tratando como a un niño, que algunos profesores le han cogido manía y que en su casa no se siente comprendido. El padre piensa que su hijo tiene algo de razón y le da un aviso a su mujer para que rebaje sus exigencias. El problema queda aplazado. Sigue transcurriendo el tiempo y los años sin que la crisis se supere. Ahora dedica menos tiempo al estudio, duerme y come a destiempo, se encierra en su habitación, no rinde en los estudios... La madre insiste en llevarlo a un psicólogo y finalmente el padre accede. Alarma El psicólogo confirma que el chico es inteligente y padece un trastorno de personalidad, con ciertos rasgos paranoicos. Tendrá que seguir observándolo para diagnosticar más certeramente su enfermedad. Los padres se alarman con la información del psicólogo y el hijo dice que no vuelve más a la consulta porque no está enfermo; sólo tiene algunos problemas que ya irá resolviendo por su cuenta. La crisis va a más. Ahora dice que sus compañeros de clase y la gente en la calle le miran y se ríen de él. En su habitación no hay quien entre... Ha intentado en dos ocasiones pegarle a su madre. Confirmación del pronostico A estas alturas, a los padres se les ha caído el mundo encima y se les han venido abajo todos los proyectos que tenían para su hijo. El día que se tomó una caja entera de barbitúricos hubo que ingresarlo en un hospital psiquiátrico donde confirmaron la enfermedad mental. Los padres todavía acudieron a otros médicos pensando que el diagnóstico podría estar equivocado. No podían seguir ignorando ni ocultando el problema por más tiempo. La familia y los vecinos ya están enterados. Teniendo en cuenta que la enfermedad mental, sobre todo en alguna de sus variantes, suele ser de larga duración, las familias se sienten impotentes para hacer frente, en solitario, a todo el problema que este tipo de enfermedad conlleva. Convivir con la enfermedad Los padres tienen que seguir las orientaciones del psicólogo o psiquiatra para aprender a tratar al hijo enfermo mental, comprender sus reacciones y comportamientos, asumir la enfermedad y convivir con ella. También sería muy conveniente que los padres se integraran en alguna de las cerca de 200 asociaciones de familiares de enfermos mentales que hay en toda España, donde recibirán información, orientación y apoyo. La unión de todos hará la fuerza para conseguir un sistema sanitario que disponga de los servicios necesarios para la debida atención a los enfermos mentales y para concienciar a la sociedad, con el fin de que asuma esta enfermedad como una más, con sus peculiaridades propias. Hacemos una llamada a toda la sociedad para que elimine la marginación con los enfermos psíquicos y colabore en su reinserción social. Esta enfermedad no es contagiosa. Consejos La enfermedad mental no es una deshonra y no hay de que avergonzarse. Debemos mantener, más que nunca, la unión familiar y el apoyo mutuo. No hay razón para buscar culpables de la enfermedad. No hay que culpar a los hijos ni autoinculparnos los padres. Nuestro hijo enfermo sigue siendo nuestro hijo querido, a pesar de que se muestre hostil y hasta agresivo. No debemos creer que podemos afrontarlo solos. Necesitamos ayuda de los profesionales y apoyo de otras personas. Hay muchas personas con un problema similar que se han asociado para apoyarse entre ellas y defender a sus enfermos. * * * Consejos a las familias de pacientes psicóticos Por el Dr. Riccielli Mantener firme el tratamiento psicofarmacológico y psicoterapéutico individual. . Mantener un ambiente cálido y comprensivo, pero no sobreprotector ni de distanciamiento, ir acompañándolo en el transcurso de su enfermedad. . Mantener una actitud amorosa, no de impulsividad, sino de comprensión, de estabilidad emocional del grupo familiar, que esa estabilidad le permite contenerla emocionalmente. . Es importante no hacer una tragedia familiar de su enfermedad, no buscar culpables, ni considerar que su enfermedad es lo peor que le pudo pasar al paciente y a la familia, ya que los pacientes son perceptivos de lo que cada integrante siente y por el trastorno de juicio que presentan, distorsionan más la situación y entrarían en circuitos patológicos más complejos, lo que haría que la situación fuera todavía más difícil. . Mantener un ambiente familiar tranquilo y llevadero, tanto para el paciente como para la familia. . Si en un integrante de la familia existe un mecanismo de negación hacia la enfermedad o de fuerte rechazo, debe trabajarlo hasta lograr una mejor comprensión de la enfermedad. Esto también repercute en el paciente, porque le generará más hostilidad y dificultad de mantener el tratamiento. . Ser conscientes que los resultados se obtienen a largo plazo, así que hay que ser constantes en el tratamiento, no confiar en resultados prontos. . Cuando esté menos productiva, valorar la necesidad de ayuda profesional y prevenir las recaídas. . Cuando el paciente esté más compensado, ayudarle a proponer y llevar a cabo proyectos a corto plazo. . Tener un adecuado descanso en horas de sueño, no sobrecargarle de actividades ni desconectarle de vínculos afectivos ni de sus tareas habituales. . No tratarle como un incapaz, darle tareas de mínima responsabilidad dentro de sus posibilidades actuales, dependiendo si está en una etapa en crisis o intercrisis. (Adaptado de psiquiatria.com) Orientación para el paciente y su familia ¿Qué es la Esquizofrenia? Es un conjunto de síntomas caracterizado por ilusiones, alucinaciones, trastornos en el pensamiento y la comunicación y por un deterioro en la función social.Ninguna definición de la esquizofrenia puede describir adecuadamente a todas las personas que padecen esta enfermedad, ya que parece ser extremadamente compleja.Lo que está claro es que la esquizofrenia es una enfermedad que dificulta a la persona que la padece, el distinguir lo que es real de lo irreal y afecta a personas de todo el mundo, sin importar su raza, cultura o clase social.Generalmente afecta a gente joven entre los 16 y 25 años de edad, aunque también puede aparecer en la madurez. De cualquier forma, su inicio es menos común después de los 30 años de edad y raro después de los 40. Tanto hombres como mujeres son afectados con igual frecuencia. En los hombres, el inicio de la enfermedad es más frecuente de los 16 a los 20 años, mientras que en las mujeres, su manifestación es un poco más tardía, entre los 20 y 30 años de edad.Aunque las causas reales de la esquizofrenia no están claras, sabemos que:La esquizofrenia es:-Una enfermedad que afecta al cerebro, con síntomas concretos y específicos ocasionados por cambios físicos y bioquímicos generados en este órgano.-Generalmente tratable con medicamentos.-Más común de lo que la gente piensa. Afecta 1 de cada 100 personas en el mundo.La esquizofrenia no es:-Una personalidad "dividida".-Causada por traumas infantiles, malos padres o pobreza.-El resultado de alguna acción o falla personal de un individuo. Subir Síntomas La esquizofrenia se caracteriza por provocar cambios en la capacidad y personalidad de quienes la padecen, por este motivo, tanto miembros de la familia como amigos cercanos de la persona, mencionarán que ha cambido tanto que "ya no es la misma". Conforme los síntomas se acentúan, es común que la persona comience a apartarse socialmente. Subir Cambios más frecuentesLos cambios más frecuentes que se pueden llegar a observar son deterioros en:-El trabajo o actividades académicas.-La relación con los demás.-Cuidado personal e higiene.Otras características que hacen pensar que la persona "ya no es la misma" son:Cambios de personalidad: Frecuentemente son la clave para reconocer la esquizofrenia. Al principio, los cambios pueden ser sutiles y no ser reconocidos; posteriormente, se vuelven obvios para la familia, amigos y compañeros de escuela o trabajo. Se percibe una pérdida o falta de emoción, interés y motivación. Una persona normal, puede transformarse en apartada o callada. Las emociones pueden ser inapropiadas (la persona puede reír al escuchar una historia triste, o llorar por una broma) o en algunos casos, ser incapaz de manifestar emoción alguna.Trastornos del pensamiento:Representan el cambio más profundo, ya que no permite la claridad del pensamiento y la respuesta racional. Las ideas pueden ser lentas, demasiado rápidas o no existir. La persona puede brincar de un tema a otro, confundirse fácilmente o tener dificultad para tomar decisiones simples. Los pensamientos pueden estar deformados por ilusiones (pensamientos falsos sin bases lógicas). Algunas personas también sienten que están siendo perseguidas, convencidas de que son espiadas o que existe un complot en su contra. Pueden tener sensaciones de grandeza o pensar que son todopoderosos, capaces de cualquier cosa e invulnerables. Puede existir también un fuerte sentimiento religioso, o creencias acerca de misiones personales para corregir los errores del mundo.Cambios de la percepción:Los mensajes sensoriales al cerebro, provenientes de los ojos, oídos, nariz, piel y gusto, se vuelven confusos y ocasionan que los enfermos puedan realmente oír, ver, oler o tener sensaciones que no son reales. Estas son llamadas alucinaciones y pueden ser (un león, un tigre, o un familiar fallecido hace tiempo, pueden aparecer súbitamente.) Los colores, las formas y las caras pueden cambiar ante los ojos del enfermo.Las personas con esquizofrenia con frecuencia escuchan voces, por lo general de amenaza o condena.También pueden darse en forma de órdenes y siempre existe el peligro de que dichas voces sean obedecidas. Subir ¿Cómo afecta la esquizofrenia a la familia? "La familia típica de una persona mentalmente enferma es con frecuencia un caos. Los padres buscan frenéticamente respuestas que no pueden ser encontradas. La esperanza se convierte en desesperación y algunas familias son destruidas, no importa qué tanto luchen para sobrevivir".Padres de un adolescente con esquizofrenia. Cuando una familia se entera que su hijo padece esquizofrenia, experimentan una gama de fuertes emociones. Generalmente se muestran sorprendidos, tristes, enojados, confundidos y desanimados.Algunos han descrito sus reacciones de esta manera: Pena: "Sentimientos como si hubiéramos perdido a nuestro hijo" Ansiedad: "Tememos dejarlo solo o herir sus sentimientos" Miedo: ""¿Es posible que la persona enferma pueda hacerse daño o dañar a otros?"Vergüenza y culpa: "¿Somos culpables?", "¿qué pensará la gente?"Amargura: "¿Por qué nos pasó a nosotros?"Ambivalencia hacia la persona afectada: "lo amamos pero..." Subir ¿Qué hacer cuando a un familiar se le ha diagnosticado esquizofrenia? Cuando una persona se entera de que a un familiar se le ha diagnosticado esquizofrenia, puede llegar a experimentar diversos tipos de emociones y seguramente le surgirán muchas dudas que lo harán sentirse confundido. Se preguntará qué debe hacer y cómo debe tratar al paciente, pero sobre todo cómo debe ayudarlo.Algunas de las recomendaciones más importantes son las siguientes:Estar al pendiente del paciente: Asegurarse de que está tomando el medicamento adecuado y de que está asistiendo a sus citas médicas.Observar su comportamiento: de esta manera, el familiar del enfermo ayudará a detectar si el medicamento que está tomando el paciente le está ocasionando alguna molestia; podrá proporcionar información importante al médico sobre cómo va reaccionando la persona y detectará de manera oportuna cualquier indicio de recaída, lo cual será muy útil para llevar al paciente lo más pronto posible a recibir la ayuda adecuada. Subir Otras recomendaciones son: -Al tratar al paciente, se debe evitar sobreprotegerlo para no contribuir en reforzar algunas conductas inapropiadas, es más conveniente hablarle de manera clara y directa.-No impedirle al paciente que realice actividades que no atenten contra su vida o la de los demás.-No obstaculizar sus visitas al médico o su asistencia a citas psicoterapéuticas.-No contradecir al paciente en cuestiones que no tengan importancia. Cuando muestre conductas inapropiadas, no criticarlo, es mejor sugerirle la manera adecuada de hacer las cosas.-Jamás se debe agredir de manera física o verbal al paciente.-No suspender o relizar cambios en los medicamentos o en las dosis si no es por instrucción del psiquiatra.La importancia de una evaluación clínica comprensivaDebido a la gran cantidad de trastornos que pueden confundirse con la esquizofrenia, es esencial una evaluación clínica para llegar a un diagnóstico correcto. Tal examen deberá incluir por lo menos tres componentes:1. Una cuidadosa exploración médica general.2. Un examen neurológico, y3. Una evaluación psiquiátrica que puede incluir pruebas psicológicas o psicométricas, o escalas específicas de la enfermedad. Puede consultarse al médico familiar acerca de la mejor manera de hacer los exámenes necesarios. Subir Señales de alerta La siguiente lista ha sido proporcionada por personas que tienen algún familiar con esquizofrenia, aunque muchos de los comportamientos descritos pueden considerarse dentro del rango de lo normal, existe en el familiar la sensación de que el comportamiento es "inusual" y de que la persona "no es la misma", cuando observa:Deterioro y abandono de la higiene personal.Depresión.Sueño excesivo o incapacidad para dormir, o alternancia entre ambas situaciones.Aislamiento social.Cambio súbito en la personalidad básica.Deterioro en las relaciones sociales.Hiperactividad o inactividad, o alternancia entre las dos situaciones.Inhabilidad para concentrarse o enfrentar problemas menores.Religiosidad extrema o preocupación por lo oculto.Hostilidad inesperada.Indiferencia, aun en situaciones importantes.Pérdida del interés académico o atlético.Abuso de drogas o alcohol.Olvido de cosas, pérdida de posesiones.Reacciones extremas a la crítica de la familia.Pérdida notable de peso.Intentos de escapar por medio de cambios geográficos, mudanzas frecuentes o viajes.Escritura excesiva sin un significado aparente.Incapacidad para llorar o llanto excesivo.Sensibilidad inusual a los estímulos (ruido, luz, colores, texturas).Desvanecimientos.Inhabilidad para expresar alegría.Risa inapropiada.Posturas extrañas.Negativa a tocar personas u objetos; protegerse las manos con guantes, etc.Si después de leer esta información usted considera que un familiar o conocido está experimentando algunos de los puntos mencionados con anterioridad, es importante que tome conciencia y procure que la persona asista al médico, ya que él es el único que podrá evaluar y examinar la situación y determinar si su familiar padece de alguna enfermedad o no y cuál debe ser su tratamiento. LA ENFERMEDAD MENTAL Aspectos sociales y familiares En España el enfermo mental está desprotegido por los Poderes Públicos que deliberadamente dejan subsistir la situación actual con una insolidaridad descarada solo apercibida en su auténtica dimensión por los familiares-cuidadores. El resto de la sociedad de vez en cuando tiene noticias de que existen "desequilibrados" por las páginas de sucesos de los periódicos, pero, como el enfermo mental no suele ser violento fuera del ámbito familiar, no surge el impacto social que haría a los políticos buscar algún tipo de solución para este auténtico y gravísimo problema, que no es en si la supuesta violencia que en un momento dado se puede generar en el seno de la familia, sino la desprotección social que sufren el enfermo y sus cuidadores. El Gobierno conoce el problema y, aparte de una discreta atención sanitaria, lo deja correr. El gasto público hay que controlarlo, no se pueden subir los impuestos, quitaría votos tal medida, qué más da que una parcela de la sociedad española, que no mete ruido, esté desamparada. No quieren ver los graves problemas sociales en el seno de nuestra sociedad, el submundo de un país desarrollado, y se tapan los ojos si ven a un mendigo tirado en un banco, a ancianos muriéndose solos y a los enfermos mentales... Al final si se les pregunta insistentemente a lo mejor pueden dar una respuesta incongruente mezclando la libertad personal con otros razonamientos constitucionales y legales que dejan fríos a los que de verdad conocen el problema y saben que todos los gobiernos, a partir de la reforma de la Ley de Sanidad, están incumpliendo gravemente sus obligaciones. Y los partidos políticos que no gobiernan, pero que deben controlar al Gobierno, no quedan libres en absoluto de su responsabilidad en este tema. Preguntas a un psiquiatra Encuentros digitales Ha estado con nosotros ... Francisco Chicharro, presidente de la Asociación Española de Neuropsiquiatría y director médico del Hospital Psiquiátrico de Zamudio. La asistencia social a los enfermos mentales, la escasez de camas, la lucha contra el estigma y el acceso a los antipsicóticos son algunos de los temas sobre los que podrá charlar con Francisco Chicharro, presidente de la Asociación Española de Neuropsiquiatría y director médico del Hospital Psiquiátrico de Zamudio, en el País Vasco. 1. ¿Como empieza a manifestarse la esquizofrenia?¿cuantos grados y tipos hay?¿Tiene cura o es irreversible? La esquizofrenia se empieza a manifestar por cambios en el comportamiento social y personal a los que los demás no encuentran explicación. Alteraciones en el comportamiento como una suspicacia especial hacia el ámbito que le rodea, cambios en el aseo, la higiene corporal, el cuidado de la imagen, la puntualidad, entre otros. Los tipos son paranoide, hebecénica, catatónica y simple. La más conocida es la paranoide que responde a estos síntomas descritos. Hay diferentes grados de gravedad. Hay una regla muy sencilla que es la del 30%: el 30% de las esquizofrenias tienen un episodio y evolucionan bien sin más, otro 30% cursa con periodos de reestablecimiento y empeoramiento y otro 30% cursa hacia la cronicidad con una mala evolución. Tiene la misma cura que la diabetes: es una enfermedad crónica que con tratamiento permite una vida prácticamente normal. 2. Buenos días Sr. Chicharro . Padezco cuadros leves de ansiedad cada cierto tiempo, ayer precisamente después de dos meses me encontre mal y hoy por la mañana estoy perfecto. Tomo desde hace tiempo media pastilla por la noche y media por la mañana de Orfidal Wyeth. Le comento que me he hecho todo tipo de pruebas. ¿Es correcto lo que tomo? Gracias y nunca mejor dicho salud para todos. Un abrazo. El tratamiento es correcto, aunque es imposible saber si las dosis y la periodicidad es la adecuada sin conocerle. De cualquier forma, en un estado de ansiedad hay que valorar también las circunstancias acompañantes. Habría que valorar si ayer hubo una circunstancia que hoy no haya tenido lugar. Según la personalidad, la ansiedad que se genera ante una situación determinada puede ser diferente. 3. Buenos días, me gustaría saber qué tiene de hereditario un trastorno bipolar, y si es posible que ese trastorno, en las épocas de euforia puede producir alucinaciones de algún tipo. Muchas gracias. El trastorno bipolar, al igual que el resto de las enfermedades mentales, tiene un trasfondo genético. Esto no quiere decir que sea hereditario, pero sí que hay una mayor predisposición a padecerlo si hay algún familiar de primer grado que lo tenga. La aparición de alucinaciones no es frecuente , pero es posible que en la época de euforia se pueda producir algún tipo de manifestación psicótica. 4. Cada vez más gente toma antidepresivos... ¿no se está abusando del uso de fármacos hoy en día? En mi opinión, sí que se está abusando del uso de fármacos y en este caso de psiocofármacos. Las causas son múltiples. Entre ellas, una mayor intolerancia al malestar y el sufrimiento. Antes se disponía de recursos para canalizar los problemas de la vida cotidiana de una forma distinta, las redes sociales, familiares, los amigos suponían un apoyo. A día de hoy, ante un conflicto que nos suponga sufrimiento pedimos una solución rápida procedente en este caso del sistema sanitario. Si uno es infeliz tiene que tomar un antidepresivo, si uno está preocupado tiene que tomar un ansiolítico, y así sucesivamente. Probablemente, la industria farmacéutica potencia este tipo de comportamientos haciendo que cale en la población que para cada problema hay una 'píldora milagro'. 5. ¿Después de haber sufrido una depresión severa con síntomas psicóticos, ¿se puede recaer de nuevo en ella? Desgraciadamente hay depresiones de este tipo que se llaman recurrentes precisamente porque hay recaídas periódicas. En algunas ocasiones, por circuntancias vitales, incluso hay quien opina que puede haber recaídas con los cambios estacionales, algo que realmente sucede. Es importante estar alerta a la aparición de los primeros síntomas de depresión para abordarla precozmente . 6. ¿Qué son los nuevos antipsicóticos? Se llaman nuevos antipsicóticos o antipsicóticos atípicos a los de nueva generación y que al menos, en teoría, ofrecen mejor resultado que los anteriores. En realidad, la eficacia clínica en cuanto a mitigar los síntomas es similar, pero es indudable que los efectos secundarios indeseables son menores en los nuevos. Síntomas como el parkinsonismo, que era tan espectacular con el uso de los antiguos, no se produce con los modernos. El único inconveniente que tienen es que son muchísimo más caros. 7. Si tengo que responsabilizarme de un enfermo mental, ¿qué pasos he de seguir? Dando por descontado que está en tratamiento, yo lo que haría sería contactar inmediatamente con la asociación de familiares de enfermos mentales que hay en mi localidad. Hay aspectos que sobrepasan a lo técnico y que tienen que ver con la experiencia de convivir y cuidar a un enfermo mental. En este sentido, las asociaciones de familiares llevan más de 25 años ejerciendo una labor inestimable en pro del apoyo a los enfermos mentales y en la lucha contra el estigma. 8. Existe un avance real en la lucha contra enfermedades mentales que no sea a través de medicación farmacológica? El punto de inflexión en el tratamiento de las enfermedades mentales fue en realidad el descubrimiento de los primeros psicofármacos. Sin ellos, estaríamos aún hoy en la época del manicomio, donde se internaba a los pacientes para no volver a salir. La mejora que supuso en su calidad de vida y en el contacto con la realidad permitió la introducción de otras técnicas. Las psicoterapias de distintas orientaciones son herramientas casi siempre imprescindibles para el tratamiento de las enfermedades mentales si bien la afluencia masiva de pacientes a los centros hace que su aplicación sea limitada. 9. ¿Existe alguna asociación realmente unificada a nivel nacional que conciencie a la población de la existencia real de estas enfermedades? No existe una única asociación que se ocupe de este tema, pero sí que hay una creciente preocupación para luchar contra el estigma que rodea a los enfermos mentales. En 2005, el Ministerio de Sanidad en colaboración con la Asociación Española de Neuopsiquiatría (AEN), la Asociación Española de Psiquiatría (AEP), y FEAFES elaboró una campaña contra el estigma que se tituló 'Todos somos parte del tratamiento de una enfermedad mental', con la que se trataba de eliminar los prejuicios, pedir apoyo y de responsabilizar a toda la sociedad en este tema. 10. Estimado Dr. Chicharro. Quería saber si las crisis de pánico pueden llegar a eliminarse. Sufro una o más al día y se hace imposible vivir así. Gracias. Las crisis de pánico son algo más frecuente de lo que se cree. Aunque ocasionan un gran sufrimiento es uno de los trastornos mentales en los que puede decirse que se llega a una curación total. 11. Cual es el modo apropiado de hacer seguir una terapia a una persona con claros signos neuróticos, en concreto con síntomas de sufrir una neurosis de conversión, y que se niega a visitar a un psicólogo o a un psiquiatra En este caso, obviamente es imposible hacer seguir una terapia. Una terapia es un proceso voluntario por el cual alguien que sufre espera un alivio de un encuentro interpersonal. En caso de no querer acudir, lo único posible es mantener conductas y actitudes en relación con esa persona que no potencien sus síntomas, para lo cual sería necesario el consejo de un profesional. 12. ¿Quién se responsabiliza de una persona enferma mental cuando sus padres se han muerto? Este es uno de los grandes problemas y probablemente uno de los grandes dramas de las personas que conviven con un enfermo mental. Es la preocupación más lógica de los padres con un hijo enfermo. En algunos lugares se han comenzado a establecer fundaciones patrocinadas por las asociaciones de familiares y por los gobiernos autónomos que pretenden diseñar y crear espacios que permitan una vivienda digna a esos enfermos cuando sus padres falten. 13. Me gustaría que explicara qué es exactamente un trastorno obsesivo-compulsivo y si se puede realmente curar. TAmbién qué podemos hacer los familiares de enfermos, pues muchas veces la convivencia se vuelve realmente muy difícil. ¿Es hereditario? Un trastorno obsesivo compulsivo es aquel que obliga a una persona a hacer una serie de maniobras de comprobación sin las cuales siente que puede ocurrir algo catastrófico. La persona que lo padece se da cuenta de lo absurdo de su comportamiento, a pesar de lo cual no lo puede evitar. En la película 'Mejor imposible' está perfectamente descrito lo que es este cuadro clínico. El tratamiento es combinado, farmacológico y psicoterapéutico, y de larga duración. Es muy difícil la convivencia con ellos y, en este sentido, es importante pedir consejo al especialista que le trate. En cuanto a si es hereditario, como en otras enfermedades, hay descritos factores genéticos, pero no se hereda necesariamente. 14. Hola. ¿Qué es exactamente el trastorno de despersonalización?¿tiene curación?¿Qué diferencias existen con respecto al trastorno de la personalidad?. Gracias. En realidad no hay un trastorno de despersonalización sino que ésto es un síntomas que se puede encontrar en diferentes cuadros clínicos. Consiste en una sensación de irrealidad del entorno y de uno mismo que se puede producir incluso en personas sanas ante una situación de estrés muy exagerado. Por lo tanto, no tiene nada que ver con un trastorno de personalidad que es realmente un patrón de comportamiento y de experiencia interna que se aparta de la cultura que le rodea, que se mantiene a lo largo del tiempo. Por lo general, la persona que padece un trastorno de personalidad hace sufrir más que sufre. 15. Buenos días. ¿Qué valor se le concede hoy día a la psicoterapia como tratamiento complementario o alternativo al puramente farmacológico? ¿Se considera necesario? En mi opinión, la psicoterapia tiene un valor sustancial en el tratamiento de las enfermedades mentales. En ocasiones, secundario al tratamiento farmacológico, como por ejemplo, en los trastornos psicóticos y, en otras, como tratamiento principal (neurosis y trastornos de ansiedad). 16. Muy buenas Doctor. Tanto que se habla de prevención en otro tipo de enfermedades... ¿es posibel hablar de "prevención" de enfermedades psicopatológicas? ¿Dependemos más de nosotros mismos, de nuestra actitud, nuestro carácter, que de las influencias del entorno: medios de comunicación, convivencia, relaciones interpersonales, circunstancias laborales, etc? Muchas gracias. La prevención en realidad es difícil en psiquiatría. La incidencia de enfermedades mentales es similar independientemente de culturas, países, etc. No obstante, es cierto, que la influencia del entorno incide para bien o para mal en nuestro estado. Una personalidad frágil con un medio favorable podrá desenvolverse de forma más adecuada que si el medio es hostil. No obstante, sí podría hacerse prevención si se pudieran abordar en edades tempranas las enfermedades mentales. Por ejemplo, la atención en la edad de 0 a 3 años en nuestro país prácticamente no existe mientras que en otros está muy desarrollada . Esto permitiría que determinados cuadros clínicos no llegaran a la edad adulta cronificados. 17. Me han diagnosticado Trastorno Límite de la Personalidad, sobre el que según tengo entendido aún hay mucho que conocer. ¿Cuál es a su criterio el mejor tratamiento, cuáles son las causas conocidas y las posibilidades de recuperación? Muchas gracias. Efectivamente, el trastorno límite de personalidad es uno de los grandes retos de la psiquiatría. Por una parte, porque bajo este diagnóstico se encuentran personas de muy distintas características y, por otra, porque el tratamiento adecuado, que es la psicoterapia, es largo, requiere de una muy buena relación entre paciente y terapeuta y, con gran frecuencia, se interrumpe antes de ver resultados. 18. Buenos días, siempre he sufrido y me he preocupado mucho por todo. En ocasiones necesito llorar y pienso que nada va a salir bien. En una ocasión acudí al médico de cabecera porque llevaba muchos días en esta situación y me recetó unos tranquilizantes que dejé cuando me sentí mejor. Ahora me encuentro bien, pero como otras veces ,seguramente volveré a sentir esta ansiedad ¿cómo puedo saber si debo acudir a un psicólogo o psiquiatra? En primer lugar, habla de sufrimiento, preocupación y de pesimismo, aspectos que parecen tener más que ver con una depresión que con un estado de ansiedad. Aunque es difícil hacer diagnósticos a distancia, puede ser que los tranquilizantes simplemente mitigaran un estado de ansiedad asociado, que afloró de nuevo al dejar de tomarlo. En mi opinión, estaría bien consultar a un psicólogo o a un psiquiatra, para que pudiera hacer un diagnóstico más preciso. 19. Cómo se identifica un principio de depresión? Tengo 30 años, recién casada, casa, trabajo fijo y una familia que me quiere, pero aún así, hay días que sin motivo me siento muy infeliz y muy apática, no me gusta nada de mi vida y me gustaría cambiarla, en cambio hay otro que estoy muy bien. Qué me pasa?? Una depresión haría que esa sensación de tristeza y de apatía permaneciera a lo largo de los días. En su caso se alterna con días infelices y otros en los que se encuentra bien. Comenta que sus circunstancias vitales han cambiado. En estos momentos aunque todo vaya bien parece estar en un periodo de reajuste que puede durar aun unos meses. Esto es normal. Si pasara el tiempo y siguiera sintiéndose igual sería el momento de consultar con un psicólogo. 20. ¿Qué opinión le merece el uso de anfetaminas para tratar a niños con hiperactividad? Como madre pienso que es una aberración En realidad, el diagnóstico de hiperactivo en estos momentos está en un periodo inflacionista. Siempre ha habido niños traviesos o distraídos como una característica más de su personalidad. No obstante, en los niños realmente con diagnostico de trastorno de atención por hiperactividad el uso de anfetaminas mejora su estado. Resumiendo: sin abusar, como al parecer sucede en EEUU, pero es un tratamiento correcto. 21. ¿Qué es una psicosis esquizoafectiva y que pronóstico tiene? Muchas gracias. Rubén Es un cuadro clínico parecido en cuanto síntomas a la esquizofrenia, pero con síntomas mixtos que serían más bien de la depresión bipolar. Como aspecto positivo no lleva al deterioro que sufren algunos cuadros de esquizofrenia. En cuanto a la evolución y el pronóstico, con un tratamiento continuado pueden mantener una estabilidad y un desempeño normal. 22. Buenas: ¿los repetidos deseos de suicidio evidencian necesariamente un desequilibrio mental, o pueden ser simples imágenes/fantasías? No es lo mismo, tener ideas de suicidio que deseos de suicidio. En el primer caso pueden ser como bien dice imágenes y fantasías sin mayor consecuencia. Otra cosa distinta es desear suicidarse, desear la muerte aunque nunca se haya pasado al acto. No obstante, son matices tan finos que sin una entrevista es imposible diagnosticarlos. 23. He sufrido hace un par de años un cuadro ansiosodepresivo, que se me ha prolongado durante unos seis meses con ciertos ataques de pánico y diversas fobias. Ahora estoy totalmente restablecido, aunque de vez en cuando siento miedo por pensar que puede volver a pasarme. ¿Cómo debo controlar esas emociones negativas que se cruzan por mi mente? Muchas gracias Afortunadamente ha sufrido un cuadro que se ha resuelto. Como secuela le queda un 'miedo al miedo'. Esas emociones negativas que le aparecen ante el temor de que se vuelva a repetir, debe cambiarlas por otras positivas, mediante las cuales entienda que aunque se pasa mal, se resuelve. Despedida El tratamiento de las enfermedades mentales, la lucha porque la sociedad lo entienda, el combate contra el estigma ha sido y es el empeño de numerosos profesionales de la salud mental. En esta lucha, debemos apoyarnos pacientes, familiares, instituciones, y profesionales para obtener un futuro mejor. Fuente: El Mundo 8-11-2003


INFORMACION

Author & Editor

Has laoreet percipitur ad. Vide interesset in mei, no his legimus verterem. Et nostrum imperdiet appellantur usu, mnesarchum referrentur id vim.

0 comentarios:

Contador visitas

 
biz.